¿Quieres hacer un Coaching Profesional transparente?

El Coaching profesional es un proceso “vivo”. Esto significa que el Coach y el coachee construyen una relación única donde el primero ayuda al segundo a desarrollar su talento personal y profesional. Implica, por lo tanto, que se comuniquen con transparencia y que entre ambos exista franqueza y claridad.

¿Y cómo se logra esa apertura?

 La clave está en hacer preguntas.

 El Coach debe interrogar sobre lo que considere necesario para que nada quede en el aire y el coachee pueda “vivir” el proceso y movilizar sus recursos de manera óptima. No se trata de preguntar por preguntar, sino de hacerlo por etapas y con un doble propósito: derrumbar los muros y construir las fortalezas mentales del coachee.

El Método IESEC del Instituto de Estudios Superiores en Coaching- España propone construir el Coaching sobre una comunicación completa, estructurada en etapas y con interrogantes  precisas. Vamos a conocerlas:

ETAPA 1: Definir objetivos.

Hay que fijar las metas para que el coachee sepa hacia dónde se dirige. Los objetivos deben ser: atractivos (que motiven), a corto plazo (situados en el aquí y ahora), cuantificables (para evaluarlos), orientados al rendimiento (no a resultados) y ecológicos (respetuosos del cliente y su entorno). Para definirlos, el Coach debe hacer preguntas como estas:

  • ¿Cómo describiría su meta?
  • ¿Qué espera de mí para ello?
  • ¿Cuál es la verdadera cuestión que quiere resolver y para cuándo?

ETAPA 2: Identificar la situación actual del coachee.

 En esta fase, el Coach se interesa por conocer el momento por el cual atraviesa el coachee. Debe plantear interrogantes que le permitan saber:

  • Por qué solicita el Coaching: ¿Qué sucede? ¿Qué quiere evitar?
  • Lo que siente: ¿Qué piensa en este momento? ¿Qué ve?
  • Cómo sostiene la situación: ¿Este es un verdadero problema? ¿Los inconvenientes son insoportables?
  • Si hay deseo de cambiar: ¿Y ahora qué hacemos? ¿Está dispuesto a avanzar?

ETAPA 3: Identificar los recursos.

En este momento el coachee debe reconocer con qué cuenta para enfrentar la situación que le afecta. Algunas preguntas para saberlo son:

  • ¿De qué recursos dispone para lograr ese objetivo?
  • ¿De quién depende para alcanzarlo?
  • ¿Qué otros recursos necesita?

ETAPA 4: Anticipar y eliminar obstáculos.

Llegado a este punto, es necesario que el coachee explore las dificultades que podría encontrar en el camino y que se plantee dudas sobre el objetivo. Las inquietudes a exponerle son:

  • ¿Qué le impide lograr su objetivo?
  • ¿Algo podría dañarlo si lo alcanza?
  • ¿Que sucederá si obtiene lo que desea?

ETAPA 5: Pasar a la acción. Comprometerse.

Esta fase es una proyección del futuro y tiene como fin invitarlo a responsabilizarse y a actuar. Las preguntas deben favorecer la planificación de tareas y la visualización de logros:

  • ¿Qué etapas tiene que recorrer?
  • ¿Por dónde va a comenzar?
  • ¿De cuántas formas dispone para hacerlo?

¿Te gusta la idea de hacer un Coaching transparente? ¿Quieres compartir tu experiencia con este método?

ISi te gusta, compártelo 😉Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Digg this
Digg
Buffer this page
Buffer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.